Ayotzinapa

Imprimir
PDF
Nov
13

Condenan a 10 años de prisión a ex líder del grupo delictivo "Guerreros Unidos"

Autor // comunicacion

jornada logo

AUTOR: David Rodríguez y César Arellano
FUENTE: La Jornada
FECHA: 13 de noviembre de 2017

Mario Casarrubias Salgado, alias El Sapo Guapo, uno de los ex líderes y fundadores del grupo delincuencial Guerreros Unidos, recibió sentencia condenatoria por 10 años de prisión y 200 días de multa por los delitos de portación de arma de fuego, contra la salud y posesión de cartuchos de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

El Sapo Guapo es hermano de Sidronio Casarrubias Salgado, líder de Guerreros Unidos, ligado a la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

El sentenciado fue detenido en octubre de 2014. De acuerdo con uno de los informes sobre este caso del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), de la Comisión Interamericana de Derechios Humanos, había una conexión entre dicho grupo delincuencial en Iguala y un jefe de la organización criminal en Chicago para realizar el tráfico de cargamentos de heroína y cocaína ocultos en camiones de pasajeros, ya que ambas células delictivas utilizaban autobuses de diversas empresas para el trasiego de la droga.

Asimismo, entre una de las cuatro líneas líneas de investigación que integrantes del GIEI pidieron dar seguimiento como la posible causa de las agresiones está la hipótesis de que la agresión del 26 y 27 de septiembre de 2014 contra los normalistas estuvo motivada porque tomaron accidentalmente un autobús de pasajeros que transportaba droga de Iguala a Chicago, Estados Unidos.

De acuerdo con la Procuraduría General de la República (PGR), Mario Casarrubias fue detenido en abril del 2014 por elementos de la Secretaría de Marina en la ciudad de Toluca, aunque no está ligado con la desaparición de los 43 normalistas de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa.

Junto a Casarrubias Salgado fueron sentenciados José Rivelino Mejía Salgado (con 10 años de prisión y 200 días de multa) e Isaí Salgado Cereso (11 años y 300 días de multa), por delitos contra la salud, en su modalidad de posesión de cocaína (venta), portación de arma de fuego y posesión de cartuchos de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

A El Sapo Guapo se le señala como el principal distribuidor de droga hacia Chicago, Estados Unidos, a través de tráilers que transportaban frutas y en autobuses de pasajeros en su tránsito hacia el norte del país. Esta estrategia del trasiego de enervantes fue denunciada por la agencia antidrogas estadunidense (DEA, por sus siglas en inglés) en su más reciente informe desclasificado.

Las autoridades de seguridad mexicanas identificaron a Casarrubias Salgado como un ex elemento de seguridad del cártel de los Beltrán Leyva, pero al fragmentarse esta organización creó su propia banda junto a sus hermanos Sidronio -alias El Chino-, Adán -El Tomate y Ángel -El Mochomo-, a la cual decidieron nombrarla Guerreros Unidos.

En esta integración participaron Mario, Alberto y Salomón Pineda Villa, hermanos de María de los Ángeles, esposa del ex alcalde de Iguala José Luis Abarca.

A pesar de que El Sapo Guapo era de los líderes de esta banda, no se le atribuye la desaparición de los 43 normalistas, ya que fue detenido cinco meses antes de los hechos, pero fue su hermano Sidronio quien ordenó el ataque a los estudiantes, ya que al parecer le habían informado que entre los jóvenes iban sicarios del cártel de Los Rojos, grupo antagónico.

En octubre de 2014 fue detenido Sidronio Casarrubias, El Chino, en el estado de México, y el 29 de octubre de 2015 fue aprehendido su hermano Adán, El Tomate, en Morelos, por lo que el liderazgo del cártel que opera principalmente en Guerrero, recayó en Ángel, El Mochomo, desde hace un par de años.

Imprimir
PDF
Nov
13

Del día 18 al 27, jornada de lucha por los 43

Autor // comunicacion

jornada logo

 

AUTOR: Sergio Ocampo Arista 
FUENTE: La Jornada 
FECHA: 13 de noviembre de 2017

Chilpancingo, Gro. La Asamblea Nacional Popular (ANP) acordó realizar del 18 al 27 de este mes una jornada de lucha a escalas estatal y nacional, que concluirá con una marcha en la Ciudad de México, que partirá del Ángel de la Independencia al Hemiciclo a Juárez, al cumplirse 38 meses de la desaparición en Iguala de 43 alumnos de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa.

Melitón Ortega, vocero de los padres de familia de los 43 normalistas desaparecidos, señaló vía telefónica que en un acto de la ANP, realizado el sábado pasado en la normal de Ayotzinapa, "se acordó respaldar la lucha por la presentación de nuestros hijos, y no perder la vigencia de esta demanda, en el contexto de una lucha estatal y nacional".

Añadió que se acordó fortalecer a la ANP, porque "ha sido el brazo derecho en la lucha de los padres de familia por la presentación de los 43 estudiantes desaparecidos. Es evidente que el Estado mexicano pretende cerrar el caso de la desaparición de nuestros hijos, pero eso no lo permitiremos", advirtió.

Mencionó que se acordó también que "la lucha de la ANP sea ajena a todo partido político, ya que se perdería la dirección del movimiento y la independencia del mismo.

"La ANP es un referente incluyente, solidario, pero sobre todo un referente anticapitalista y antimperialista". Se trata, agregó, "de luchar por un cambio de régimen, por lo que se plantea un nuevo gobierno, y una nueva Constitución".

Ortega destacó que también se acordó la convocatoria a la Sexta Convención Nacional Popular, a realizarse en la Ciudad de México del 24 al 25 de noviembre. Además, dijo, se condenó la ejecución del dirigente social Ranferi Hernández Acevedo y de su familia, al igual que se emitió "una condena enérgica por la represión de los maestros y estudiantes normalistas en Michoacán y Oaxaca".

Imprimir
PDF
Nov
13

Sentencian a hermano de líder de "Guerreros Unidos" a una década de prisión

Autor // comunicacion

ElDia logo

 

AUTOR: José Ángel Somera 
FUENTE: El Día 
FECHA: 13 de noviembre de 2017


Sentencian a hermano de líder de "Guerreros Unidos" a una década de prisión José Ángel Somera El juez I de distrito en materia de procesos penales federales con residencia enToluca, Estado de México, sentenció a 10 años de prisión a Mario Casarrubias Salgado, hermano de Sidronio Casarrubias Salgado líder del grupo criminal "Guerreros Unidos" relacionado con la desaparición de 43 estudiantes de la normal rural "Raúl Isidro Burgo" en Iguala, Guerrero, en septiembre de 2014.

Asimismo, el juez de la causa impuso condena diez años de prisión, así como 200 días de salario mínimo vigente a José Rivelino Mejía Salgado e Isaí Salgado Cereso, al encontrarlos responsables de los delitos contra la Salud, en su modalidad de posesión de cocaína (venta); Portación de Arma de Fuego y Posesión de Cartuchos de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea.

La PGR a través de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), dio a conocer que los dos últimos fueron detenidos durante un operativo de la Secretaría de Marina, Armada de México (Semar), en abril de 2014.

Mencionó que estas personas viajaban a bordo de un vehículo en el que transportaban droga y armas, durante las investigaciones realizadas por el Ministerio Público Federal se logró identificar su relación con "Los Guerreros Unidos".

Mario Casarrubias lideró "Guerreros Unidos" hasta que fue detenido enToluca, Estado de México, mantenía su zona de operaciones en los estados de Guerrero, Morelos y Estado de México, es conocido con el mote de "El Sapo Guapo", la PGR lo señalaba como el principal traficante de droga hacia Chicago, Estados Unidos, mediante tráileres de fruta y autobuses de pasajeros, delitos contra la salud, delincuencia organizada y portación de armas de fuego, así como de homicidio, secuestro y extorsión.

Se inició como personal de seguridad del cártel de los hermanos Beltrán Leyva, tras la detención de los cabecillas del grupo delictivo, Mario Casarrubias fundó su propio grupo criminal con exintegrantes de varios grupos delictivos en Michoacán y Guerrero.

Su hermano Sidronio heredó el liderazgo de "Guerreros Unidos" después de que su hermano Mario fue capturado y continuó con la estrategia de violencia para controlar rutas de droga. El entonces titular de la PGR Jesús Murillo Karam dijo el I 7 de octubre que Sidronio está vinculado con la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa,"él dice que no, él dice que fue informado, que no lo ordenó, tampoco se opuso, lo reconoce en su declaración, pero no dice que lo hubiera ordenado, dice que fue una situación casual".

Sidronio fue internado en el penal de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México, y un juez federal inició un proceso penal en su contra por los delitos de delincuencia organizada y portación de arma de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

Imprimir
PDF
Nov
12

¡Que viva la dignidad rebelde!

Autor // comunicacion

logoPROCESO

AUTOR: Luisa Reyes Retana 
FUENTE: Proceso 
FECHA: 12 de noviembre de 2017

Trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz.

Se hacía difícil ver. En Oventic la bruma es una nube que se sienta en el piso entre la gente. Aquél día la nube se levantó un momento y pude apreciar la magnitud humana de la reunión. Cientos, miles de hombres, mujeres y niños entre tzotziles, tzeltales, tojolabales, choles, mames y zoques habían recorrido largas distancias para ver a su nueva vocera. La mayoría de los asistentes tenían las caras ocultas bajo pasamontañas y paliacates, con el mismo doble propósito de siempre: ser vistos y manifestar su identidad rebelde.

La cita fue el 19 de octubre pasado, en Oventic, Chiapas. Los asistentes bajaban en silencio la colina hacia la explanada del caracol zapatista de Oventic (antes Aguascalientes de Oventic). El llamado era para dar a conocer al Concejo Indígena de Gobierno y a su vocera, María de Jesús Patricio Martínez. Éste es el nombre de la indígena nahua que recientemente logró el registro ante el Instituto Nacional Electoral como aspirante independiente a la candidatura presidencial para la elección de 2018.

A los lados del camino, en muros y letreros, se podían leer algunas de las consignas de las comunidades organizadas: "Está usted en territorio zapatista. Aquí manda el pueblo y el gobierno obedece", "mujeres por la dignidad", "digna rabia", "democracia, libertad, justicia". Los murales nos mostraban imágenes congruentes. El campo y la tierra como escenarios de la vida; la gente común como sus defensoras; mujeres y hombres indígenas rebeldes.

Marichuy, como la llaman cariñosamente, se acercó al micrófono en el templete y con voz serena saludó a los pueblos de México y el mundo. Como vocera del Congreso Nacional Indígena, sus palabras eran transmisoras de un mensaje desprovisto de protagonismo. Habló de la defensa de la vida de los pueblos originarios en tanto protectores de la tierra, que a su vez resguarda "nuestro pasado y futuro". Dijo que es la hora de las mujeres para organizarse para la protección de sus derechos y para derrocar el sistema patriarcal. "Somos explotadas y violentadas en nuestros hogares, en nuestros trabajos, en todos los espacios de la sociedad; el actual sistema nos somete a la más cruda explotación".

Explicó que, del mismo modo en que sufren violencia personal, sufren el robo y la destrucción que se comete contra la tierra, porque el sistema capitalista y patriarcal se basa en el despojo de la tierra y la dominación de las mujeres. Dijo también que las mujeres son quienes sienten el más profundo dolor por los asesinatos, desapariciones y encarcelamientos cometidos arbitrariamente en nuestro país y que ese dolor tiene su contrapeso en rabia, y que esa rabia debe, a su vez, transformarse en organización. "Hay que desmontar el poder de arriba construyendo con determinación y sin miedo el poder de abajo".

Para que la decisión de ejercer la dignidad influya en el proceso electoral, dijo la vocera, es necesario que firmemos a lo largo y ancho del país en apoyo al Concejo Indígena de Gobierno, que por conducto de su portavoz, "será también el epicentro de la sanación de todos los dolores, resistencias y rebeldías que con nuestras luchas se hacen esperanzas".

Después nombró algunos de los obstáculos que ha opuesto el INE para su registro, para finalmente decir que no se darán por vencidos. "Vamos a hacer nuestra propia agenda, nuestro propio programa de izquierda y anticapitalista, aprovechando el momento que la historia nos pone para ser, juntos, la gran estructura nacional que derribe los muros que nos oprimen, dividen y debilitan. Esto es lo que somos, lo que fuimos y seremos".

Hablaron otras luchadoras sociales, entre ellas, Hilda Hernández, madre de César Manuel González, uno de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa en 2014, para expresar, entre otras cosas, que los padres de Ayotzinapa no dejarán la lucha contra la desaparición forzada, en buena medida gracias a que los pueblos del CNI les han enseñado a caminar luchando.

Guadalupe Vázquez Luna, quien ahora representa a los pueblos tzotziles ante el Concejo Indígena de Gobierno y que sobrevivió a la matanza de Acteal a los 10 años de edad (es la primera mujer en sostener el mando en Acteal), habló de la necesidad continua de denunciar la política económica que permite y fomenta las atrocidades que el gobierno comete contra los de abajo.

La comandanta Hortencia del EZLN cerró los discursos con elocuencia rebelde hablando de los sufrimientos y las luchas equivalentes de otros grupos originarios y segregados alrededor del mundo: "Es la hora de los pueblos originarios, es la hora de las mujeres, es la hora de los marginados, de los despreciados, de los olvidados, y es la hora de todos los pobres y explotados de México, de América y del mundo, es la hora de cambiar este sistema social capitalista, criminal y asesino, es la hora de unirnos todos los pobres del campo y de la ciudad, es la hora de organizarnos y luchar por la verdadera democracia, libertad y justicia para todos (…) porque nosotras, nosotros, no queremos cambiar de amo, de patrón (…). Lo que queremos es libertad, nuestra libertad. La libertad".

Hizo énfasis en que los objetivos de la candidatura no son otros que visibilizar y fortalecer las demandas de los de abajo: "Nuestra vocera no va a engañar, (…) no va a prometer cosas, no va a llevar regalos, no va a repartir limosnas de dinero ni en especie para que votemos por ella (…) el único interés de los concejales y nuestra vocera es despertar y escuchar el dolor y sufrimiento de los pueblos, llamar a todos a unirse, a organizarse y a luchar según sus modos, sus formas y geografías, pero con el mismo objetivo (…)".

Todo llamaba la atención -la convicción generalizada de mandar obedeciendo, la rebeldía pacifista, la armonía entre los mensajes, la preeminencia de los argumentos, el contraste con la vida política del país-, pero especialmente la ausencia de voces masculinas. Ni un rumor, ni un suspiro. No escuchamos sus voces, aunque no por eso quedaron segregadas. Su presencia se hacía sentir en los milicianos zapatistas que resguardaban el templete. Los hombres estaban presentes y sus voces sonaban a través del mensaje de Marichuy y de las otras ponentes. Los hombres apoyan a las mujeres en su lucha y ellas los respaldan en sus demandas. Su comunidad, en el sentido amplio del término, alcanza para todos, porque saben que "cuando una mujer avanza, no hay hombre que retroceda".

La irrupción de la figura de Marichuy en la vida política del país ha convocado a la gente a pensar, otra vez, en los derechos de los oprimidos, pero ahora desde un derecho, hasta este momento, ajeno al tema indígena contemporáneo: el derecho político a ser votado en elecciones federales. No se trata -por lo menos en este momento- de un compromiso con una propuesta política concreta, sino de la protección de un derecho fundamental.

Si su campaña logra lo que las caravanas zapatistas de 2001 y 2014 se propusieron -visibilizar las demandas de salud, trabajo, justicia, educación, etcétera, de distintos grupos vulnerables del país y luchar juntos por su solución-, la propuesta del Concejo y su vocera habrá triunfado. La democracia, por su parte, habrá sido capaz de legitimar sus demandas y garantizar su representación.

Imprimir
PDF
Nov
12

Ven inaceptable resultado del caso Ayotzinapa

Autor // comunicacion

reforma logo

 

AUTOR: Jesús Guerrero
FUENTE: Reforma 
FECHA: 12 de noviembre de 2017

CHILPANCINGO.- La Relatora Especial sobre los Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas de la ONU, Victoria Tauli-Corpuz, dijo que el caso de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos es un tipo de injusticia inaceptable en cualquier sentido de la palabra.

En su visita a la comunidad indígena de Atlazala, del municipio de Tlapa, la enviada de la ONU que se reunió con los padres de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, organizaciones sociales y el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, les dijo a los familiares que entiende el dolor que ellos están sintiendo.

"Mi provincia es la Montaña, entiendo lo que sienten y lo que han pasado, yo también soy una mujer indígena de la provincia de las montañas de Filipinas", dijo la defensora de derechos humanos.

La Relatora señaló que su misión aquí en México es mirar la situación de las poblaciones indígenas para ver a qué retos se han enfrentado, sus formas de lucha y de culturas.

La activista fue recibida por los indígenas de esta región y los padres de los 43 normalistas en la comisaría municipal de esta localidad que se encuentra a 45 minutos de Tlapa y a casi seis horas de Chilpancingo.

De esta comunidad es originario Magdanelo Rubén Lauro Villegas, uno de los 43 normalistas desaparecidos.

En la reunión, estuvieron los padres de este joven desaparecido.

Durante su intervención, la Relatora dijo que se sentía alentada por la unidad y la determinación de la gente y que de ese modo puede saber que se hará justicia.

Y que en el caso de la lucha de los padres de los 43 espera que encuentren respuesta a toda esta situación y que sepan que es lo que realmente sucedió.

Tauli-Corpuz se comprometió a que todas las denuncias que le hagan saber a ella durante esta visita las comunicará al gobierno de México.

Mencionó que otra de las misiones que tiene es asegurarse de que todas las recomendaciones que hizo el primer Relator, el fallecido Rodolfo Stavenhagen, se hallan cumplido.