El Centro Prodh en los porn cartoon Medios

Imprimir
PDF
Jul
07

Contradicción entre política y operación militar

Autor // comunicacion

 

MEDIO: El Universal

TIPO: Periódico

AUTORÍA: Jorge Luis Sierra

FECHA: 07 de julio de 2015


En estos días estamos viendo declaraciones encontradas entre el gobierno federal y el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro sobre la naturaleza de las órdenes que recibió el jefe de una patrulla militar que está acusada del homicidio de 21 civiles en una bodega de la comunidad San Pedro Limón, municipio de Tlatlaya, Estado de México, el 30 de junio de 2014.

Mientras el Centro Pro presentó documentos militares y afirmó que las tropas salieron a la calle con instrucciones de abatir delincuentes, el gobierno dice que "abatir no significa matar".

En los hechos, y sin hacer caso a detalles semánticos en ese momento, los efectivos de la Base de Operaciones San Antonio del Rosado, del 102 Batallón de Infantería, abatieron a tiros a 21 personas que, según el parte militar, habían "abierto fuego contra personal militar". Lo que omitió el parte es toda aquella evidencia que apoya la hipótesis de que los civiles estaban ya rendidos, bajo custodia militar, antes de ser abatidos.

En la orden del comandante del 102 Batallón de Infantería al responsable de la Base de Operaciones San Antonio del Rosado, revelada en el informe del Centro Pro están las siguientes órdenes:

"Las tropas deberán operar de noche en forma masiva, y en el día reducir la actividad, a fin de abatir delincuentes en horas de oscuridad ya que el mayor número de delitos se comete en ese horario".

"En caso de ser agredidos por la delincuencia organizada utilizando blindados, fusiles de alto calibre, granadas de mano, lanzacohetes y otro tipo de armas de alto poder destructivo, y ante la certeza del empleo de los citados artefactos por parte de los agresores, deberá usted emplear todo el armamento disponible, a fin de eliminar la amenaza, en tal forma que se garantice la seguridad del personal militar".

Esta prioridad deja abierta la puerta a la interpretación discrecional del soldado que recibe la orden y está en la zona de operaciones.

Las órdenes impartidas de patrullar las calles en horarios nocturnos con la instrucción de "abatir delincuentes", en los términos y lenguaje utilizado, implican el riesgo de que los efectivos de las unidades de comando que participan en la Operación Dragón del Ejército mexicano crean que su misión es la eliminación física de las personas que ellos identifiquen como "delincuentes".

Dos documentos anexos a la orden original son la expresión, radicalmente distinta, del otro lado de la política militar. Los documentos dicen:

En un documento anexo, llamado "Conductas que deberán evitarse en operaciones", la Secretaría de la Defensa Nacional ordena al personal militar a no incurrir en responsabilidad administrativa o penal durante las operaciones. Esto significa no detener personas sin orden judicial o sin ser sorprendidas en flagrancia; no introducir a personas en casas habitación; no llevar a detenidos a instalaciones militares; no causar lesiones a los detenidos; no incurrir en el uso excesivo de la fuerza; no robar; no matar personas; no cometer abuso de autoridad; no cometer tortura o inhumación clandestina; no incomunicar a los detenidos; no intimidar, no afectar el libre tránsito, no amenazar ni cometer desaparición forzada de personas.

En el anexo B, llamado "Aspectos a considerar para fortalecer la sustentación jurídica", el personal militar recibe la instrucción de vigilar el respeto a los derechos humanos, la legislación internacional de derechos humanos. Las instrucciones incluyen evitar órdenes con términos como "combatir, capturar, destruir, hostigar", así como la documentación detallada de los casos en donde los civiles resulten muertos o con heridas. Los efectivos son instruidos específicamente para no alterar el lugar de los hechos.

Ambos anexos, aprobados por el comandante del 102 Batallón de Infantería, están fechados el 11 de junio de 2014, casi tres semanas antes de los hechos del 30 de junio del mismo año. Los documentos revelan una contradicción muy grande entre el nivel de la política militar y su aplicación directa en las operaciones. Aunque la política intenta instruir al personal militar en el respeto a los derechos humanos, las órdenes de operación utilizan lenguaje que implica la destrucción física de las personas o grupos que el Ejército percibe como amenaza.

El gobierno federal debe revisar todas las órdenes militares en la Operación Dragón y prescindir del uso de lenguaje destructivo que sólo menciona la "eliminación de las amenazas" y el "abatimiento de delincuentes". Es posible que este tipo de órdenes den la pauta a los soldados a anteponer su seguridad y "eliminar" físicamente a las amenazas que percibe.

Imprimir
PDF
Jul
07

Sedena: ¿qué es abatir? / Campos Elíseos

Autor // comunicacion

eluniversallogo 0

MEDIO: El Universal 

TIPO: Periódico

AUTORÍA: Katia D'Artigues

FECHA: 07 de julio de 2015

** Sedena: ¿qué es abatir?

Las palabras pesan; tienen su propio y único significado. El español es, además, uno de los idiomas más ricos del mundo. Por eso es interesante el debate que se da estos días por una palabra: "abatir".

¿Por qué se ha vuelto su significado tema de un debate? Porque el Centro Pro de Derechos Humanos, en un informe llamado Tlatlaya a un año: la orden fue abatir encontró una joya. En el punto 7 de la Orden de Relevo y Designación de Mando del Teniente de Infantería Ezequiel Rodríguez Martínez en la Base de Operaciones de San Antonio del Rosario, suscritas por el Teniente Coronel de Infantería 2/o Comandante y J.G.C, Sandro Díaz Rodríguez en ausencia del Comandante del 102 Batallón de Infantería, Coronel Raúl Castro Aparicio, se detalla:

-Las tropas deberán operar de noche en forma masiva y en el día reducir la actividad a fin de abatir delincuentes en horas de la oscuridad, ya que el mayor número de delitos se comete en ese horario.

Deje usted a un lado lo que usted, yo o Roberto Campa -el subsecretario de Derechos Humanos quien dijo que tiene muchos significados- piensa del verbo "abatir".

Creo que es importante ponerlo en un contexto de uso frecuente de las autoridades. Encontré varios ejemplos, pero uno particularmente claro: el dicho por el Comandante en Jefe de la Fuerzas Armadas, es decir, el presidente Enrique Peña Nieto el 21 de abril de este año.

¿Qué dijo EPN? En su discurso (http://tinyurl.com/p2nhyxt) de la ceremonia de jura de bandera de los cadetes del 1er año de la generación 2014-2019 de la Heroica Escuela Naval Militar presumió avances en la seguridad en el país y dijo:

-Además, cabe destacar que a la fecha se han detenido o, en algunos casos, abatido a 93 de los 122 delincuentes más peligrosos.

Me parece que la diferenciación hecha por el presidente hace que nos quede claro que abatir no es lo mismo que detener, apresar.

Quizá usted dirá: ¿y qué dice el diccionario? Consulté el de la Real Academia Española http://lema.rae.es/drae/?val=abatir y si bien "abatir" no se considera un sinónimo de "matar", sino tumbar en el suelo o humillar, entre otras acepciones, en un diccionario de sinónimos http://www.wordreference.com/sinonimos/abatir "abatir" sí se le considera sinónimo de "destruir" o "aniquilar".

Aunque no encontré un discurso en el que el secretario Cienfuegos use "abatir" como "matar", sí hay antecedentes de Sedena y Marina refiriéndose con ese verbo a delincuentes muertos. En el primer caso fue el 13 de octubre de 2012, con José Manuel Torres Félix, y en el caso de la Marina, el 9 de octubre de ese año refiriéndose a Heriberto Lazcano Lazcano.

Lo que sí encontré fueron varias consultas públicas hechas por ciudadanos sobre militares o criminales "abatidos" en este sexenio. En todas las respuestas que leí (en marzo y mayo) la Secretaría de la Defensa Nacional jamás contestó con una re-pregunta que diga:

-Señor ciudadano, no entendimos: ¿se refiere usted a presuntos delincuentes que hemos querido tumbar en el suelo o humillar?

No, en los resultados públicos de la página hospedada en sedena.gob.mx el enlace de transparencia claramente da los datos de los militares y/o presuntos delincuentes muertos, fallecidos o privados de la vida. Y en esta liga oficial hay tres casos: http://www.sedena.gob.mx/pdf/ifai/2013/MARZO_2013.pdf

En este sentido, el Centro Pro logró obtener una copia de un radiograma militar, fechado el 30 de junio y firmado por "TTE. INF. E. RODRIGUEZ MARTINEZ", donde detalla que en este operativo:

-RESULTANDO ABATIDOS 21 PERSONAS DEL SEXO MASCULINO, 1 DE SEXO FEMENINO.

Ahora bien, usted decida. Si a un militar le dicen que hay que abatir delincuentes en horas de oscuridad, ¿qué pensará?

Por cierto, sobre el informe del Centro Pro escribo hoy más en mi blog: http://blogs.eluniversal.com.mx/camposeliseos

** En la edición on line, el futuro de Mireles, Gordillo y Granier, así como la interesante discusión que se aproxima en la Corte en torno a la comunidad LGBT.