El Centro Prodh en los animated porn Medios

Imprimir
PDF
Jul
07

Urge que el Estado enmiende las pesquisas del caso Tlatlaya: Cejil

Autor // comunicacion

jornada logo

MEDIO: La Jornada

TIPO: Periódico

AUTORÍA: José Antonio Román

FECHA: 07 de julio de 2015

Es urgente que el Estado mexicano replantee el curso actual de las investigaciones del caso Tlatlaya para enmendar lo realizado hasta el momento y efectuar una investigación seria, dirigida a conocer la totalidad de los responsables de los hechos, incluyendo la eventual participación de los altos mandos militares que emitieron la orden de abatir a delincuentes en horas de oscuridad, señaló el Centro para la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil).

El Estado mexicano no ha cumplido con su deber de investigar las graves violaciones de derechos humanos ocurridas en Tlatlaya el 30 de junio de 2014, aseguró la organización no gubernamental.

Además, el Cejil hizo un llamado especial al gobierno mexicano no sólo para que se respeten los derechos de las víctimas sobrevivientes, se les proteja y participen en todas las etapas de la investigación, sino también en favor de la protección a defensores y defensoras de los derechos humanos que acompañan el caso, escuchando sus recomendaciones para rencauzar este proceso en el menor plazo posible.

En un pronunciamiento fechado en San José, Costa Rica, donde se encuentra una de sus sedes en la región, el Cejil se refirió al reciente informe del Centro Pro de Derechos Humanos, en el que se hizo pública una orden de la cadena de mando militar dirigida al batallón 102 de infantería que participó en los hechos, en la cual se señala que el objetivo era abatir delincuentes en horas de oscuridad en sus operaciones de vigilancia en Tlatlaya, municipio del estado de México que colinda con el de Guerrero.

El Cejil expresa una serie de preocupaciones por las irregularidades cometidas en torno a la investigación. La primera, que se haya abierto una investigación en la jurisdicción militar paralela a la que se lleva en la sede penal ordinaria, ello pese a la reforma al fuero militar que excluyó el uso de la jurisdicción militar en casos en que las víctimas sean civiles, como es el de referencia.

Operaciones de noche

Otra de ellas es que la Procuraduría General de la República (PGR) sólo haya procesado a siete militares por la muerte de ocho civiles, obviando así la prueba que indica que más personas habrían sido ejecutadas.

La recomendación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) señala que fueron ejecutadas entre 12 y 15 personas, de las 22 que perdieron la vida.

Pero más grave aún, dice el Cejil, es la existencia del documento militar denominado Orden general de operaciones de la base San Antonio del Rosario, en el que expresamente se ordena que las tropas deberán operar en la noche y en el día reducir la actividad, a fin de abatir delincuentes en horas de oscuridad.

Desde su perspectiva, que coincide con la expresada por los organismos de derechos humanos, esta disposición claramente significa una orden de privar arbitrariamente de la vida a las personas que el Ejército considere delincuentes.

Y aunque en el mismo documento en otros párrafos señala que se deben respetar los derechos humanos, la contundencia del primer párrafo citado genera al menos una confusión que en contextos de lucha contra el crimen organizado, como el mexicano, favorece la arbitrariedad y el abuso de poder, dijo el centro, que tiene como misión contribuir al goce de los derechos humanos en las naciones miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Imprimir
PDF
Jul
07

Alistan reparación de daños a víctimas

Autor // comunicacion

 

jornada logo

MEDIO: La Jornada

TIPO: Periódico

AUTORÍA: Israel Dávila

FECHA: 07 de julio de 2015


El gobierno del estado de México informó que esta semana se definirán y publicarán las reglas de operación del Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral a las Víctimas de Violaciones a Derechos Humanos en la entidad, para indemnizar a las tres mujeres -testigos de la matanza de 22 civiles en Tlatlaya, en junio del año pasado- que fueron víctimas de abuso y de tortura por parte del personal de la Procuraduría de Justicia estatal.

El titular de la dependencia, Alejandro Gómez Sánchez, informó que una vez publicadas las reglas de operación del fondo, las tres mujeres consideradas víctimas por los hechos posteriores a la masacre de Tlatlaya podrán acudir a la procuraduría para acordar, de manera conjunta, el monto de la indemnización.

La cantidad de la compensación que recibirán será diferente en cada caso, ya que depende de su condición socioeconómica, si tienen hijos en edad de estudiar, si tienen acceso a servicios de salud y otros elementos de su entorno social que analizarán para hacerles una propuesta.

Contactos con dos víctimas

Con dos de las mujeres, personal de la procuraduría ya ha tenido comunicación desde hace meses; sin embargo, en el caso de Julia -quien la semana pasada se presentó en una conferencia de prensa convocada por el Centro de Derechos Humanos, Agustín Pro- no se ha tenido contacto.

Este lunes, en conferencia de prensa, Gómez Sánchez insistió en que hasta ahora no se ha encontrado evidencia alguna que permita indicar que personal de servicios periciales de la procuraduría o policías ministeriales tuvieron algo que ver con la alteración de la escena del crimen, para hacer pasar este hecho como un enfrentamiento entre un grupo de jóvenes armados contra efectivos del Ejército.

Aclaró, sin embargo, que aunque no se encontraron elementos de prueba para sustentar una acusación en el ámbito penal, el asunto sigue en investigación en el tema administrativo que definirá si hay responsabilidad del personal de la procuraduría en la alteración de la escena del crimen.

La procuraduría mexiquense informó que existe un proceso penal que se sigue en un juzgado de distrito, en contra de tres militares, a quienes se les acusa de haber manipulado la escena del crimen.

Alejandro Gómez recalcó la tesis de que cuando el personal de la Procuraduría llegó a la bodega habían pasado seis horas desde que ocurrieron los hechos.