El Centro Prodh en los Medios

Imprimir
PDF
Jul
02

La tortura continúa siendo usada como un medio de investigación: José Rosario Marroquín

Autor // comunicacion

Logo DETRASDELANOTICIA

Programa: Detrás de la Noticia

Grupo Radio Fórmula

Martes, 2 de julio de 2013

 

Ricardo Rocha (RR), conductor: En la palabra de nuestros colaboradores, José Rosario Marroquín, director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez. Mi querido José Rosario, ¿como éstas? Muy buenos días.

José Rosario Marroquín (JRM), director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez: Ricardo, muy buenos días, qué gusto saludarte. 

RR: Entiendo que hoy te refieres a la tortura, a propósito del Día Internacional en Apoyo a las Víctimas de la Tortura, que se conmemoró el 26 de junio; específicamente el caso de Israel Arzate, detenido injustamente por la masacre en Villas de Salvárcar, aquella ejecución multitudinaria de jóvenes que estaban en una fiesta. 

JRM: Exacto, tiene que ver precisamente con la conmemoración del 26 de junio pasado de este día y trayendo a colación el caso precisamente de Israel Arzate como un caso que ejemplifica precisamente el uso de la tortura en México. 

Y es que hoy en México la tortura, entendida como cualquier acto que provoca sufrimientos físicos o mentales a una persona, continúa siendo usada principalmente como un medio de investigación, aunque también como medio de sometimiento o de intimidación y por medio de esta práctica se violenta además muy gravemente la personalidad de la persona torturada. Es decir, se intenta anular su dignidad como ser humano, sobre todo porque, como en el caso de Israel Arzate, no solamente se emplea la tortura contra él, sino que además se quiere hacer partícipe a la sociedad de todo este, de toda esta serie de elementos por las cuales se pretende presentarle a él como un ser, digamos, degradado, como un ser que ha cometido los peores actos y que, por lo tanto, merecería los peores castigos aquí mismo. 

La tortura existe también porque hay un contexto social y político que la hace posible, en nuestro caso por la escasa capacidad de investigación de las instituciones y porque, ante delitos de alto impacto, muchas veces se requiere presentar resultados inmediatos, aun cuando no se tengan todos los elementos, y pues la tortura es un medio a modo para que una persona, una vez anulada su personalidad, se declare culpable de todo aquello de lo que se le quiera presentar como responsable. 

También existe la tortura para generar precisamente esta impresión de que se avanza en investigaciones sobre delitos que impactan fuertemente a la sociedad y también en ocasiones se le ha empleado la tortura para inhibir a quien representa un obstáculo. 

Esto habrá que entenderlo en México en el contexto de una política de seguridad basada en la confrontación y que hasta la fecha ha mostrado su ineficiencia. Nada más por citar algunos datos: la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de 2000 a 2012 ha registrado un total de 193 quejas, aunque esto no es, digamos, exhaustivo y no representa la totalidad de hechos de tortura en el país porque no tenemos un registro unificado y porque no sabemos con exactitud qué es lo que sucede en cada uno de los estados de la República y porque además muchas veces las denuncias por tortura son clasificadas como delitos menores, como, por ejemplo, abusos de autoridad y con este número, 193 quejas de 2000 a 2012 según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, contrasta el hecho de que desde enero de 2002, según la Procuraduría General de la República, sólo ha habido dos sentencias condenatorias por tortura y no ha habido investigaciones a pesar de que ya hay sentencias de la Corte Interamericana, por ejemplo en el caso de Rodolfo Montiel y Teodoro Cabrera, ordenan realizar las investigaciones por tortura. 

Y lo mismo sucede en este caso ya mencionado de Israel Arzate, que aunque fue torturado por elementos del Ejército Mexicano una vez que ocurrió su detención en febrero de 2010, y a pesar de que las autoridades del estado de Chihuahua también, según consta en algunos documentos, permitieron que él mismo fuera sustraído de las instalaciones carcelarias del estado de Chihuahua para ir nuevamente a las instalaciones militares donde fue torturado, pues no se ha avanzado en la investigación por tortura a pesar de que la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió una recomendación para investigar estos hechos y a pesar de que, una vez que se le practicaron los exámenes médicos y psicológicos existentes para determinar la tortura, dieron resultados positivos. 

Entonces la conmemoración, este 26 de junio pasado, del Día Internacional en Apoyo a las Víctimas de Tortura constituyó y sigue constituyendo un recordatorio para elevar nuestra voz a favor de la dignidad de toda las personas que hoy están siendo vulneradas en el contexto de esta política de seguridad aplicada, pero de una manera que ha resultado ineficiente y es también, considero, una oportunidad para que la sociedad reaccione contra el miedo, contra el silencio y contra el quiebre de todos estos vínculos comunitarios a causa, ocasionados por la tortura. 

Porque la tortura podría pensarse que es obra de algunos individuos malvados, anormales, pero no es tal cosa, sino más bien un fenómeno, en el caso mexicano, un fenómeno institucionalizado, que corroe a toda la sociedad y que incluso en casos de violencia extrema, como el de la masacre en Villas de Salvárcar, pues provoca una polarización que antes que contribuir a realizar justicia para todas las víctimas, contribuye principalmente a seguir vulnerando la dignidad de muchas personas. 

RR: Estaremos, como siempre, con este espacio abierto, lo sabes, José Rosario, sobre todo para estos temas tan sensibles y que deben ser ya desterrados de una vez por todas y para siempre. 

JRM: Sí, Ricardo, muchas gracias, como siempre, agradezco este espacio que nos proporcionas. 

RR: Bien, gracias, estamos al habla, gracias, José Rosario Marroquín. 

JRM: Hasta luego. 

RR: Gracias, es director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez.

Imprimir
PDF
Jun
27

Piden cesar prácticas de tortura

Autor // comunicacion

DiarioCdJuarez

MEDIO: El Diario (Ciudad Juárez, Chihuahua)

TIPO: Periódico

AUTORÍA: Martha Figueroa

FECHA: 27 de junio de 2013

Distrito Federal— En el marco del día internacional de apoyo a las víctimas de la tortura, diversas organizaciones civiles nacionales e internacionales hicieron un llamado a las autoridades de los tres niveles de gobierno a frenar esta práctica recurrente a nivel nacional, así como a garantizar los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación.

De acuerdo con un análisis realizado por las asociaciones titulado “La tortura sigue siendo una práctica cotidiana en varios estados de la República”, se advirtió que a pesar de que desde 2012 se publicó “la Ley para prevenir, erradicar y sancionar la tortura” en Chihuahua, este delito continúa practicándose sistemáticamente por autoridades de todos los niveles.

“A pesar de la salida del Ejército y Policía Federal en Ciudad Juárez, la violencia, detenciones y desapariciones no han disminuido en la ciudad”, aseguraron.

Al respecto, las organizaciones firmantes del documento enviado a la prensa – entre ellas el Centro de Derechos Humanos Paso del Norte – destacaron que “las organizaciones de derechos humanos nacionales e internacionales continuamos documentando cómo la tortura sigue siendo una práctica sistemática para obtener confesiones de personas detenidas, delito que es normalmente precedido de detenciones arbitrarias e incomunicación”.

Un ejemplo de ello, señalaron, es el caso de Israel Arzate Meléndez, quien fue torturado y obligado a confesar un delito que no cometió, cuyo proceso será revisado por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en las próximas semanas.

“Este proceso jugará un papel fundamental en determinar si el nuevo sistema penal es capaz de garantizar la exclusión de toda prueba obtenida bajo tortura o si se tolerarán las mismas prácticas viciadas del viejo sistema”, se consideró.

En tanto, a nivel nacional, dijeron, si bien el Estado mexicano ha suscrito los principales tratados internacionales en materia de tortura y se ha sujeto a las evaluaciones periódicas de mecanismos de derechos humanos, como lo fue la reciente evaluación ante el Comité contra la Tortura el octubre pasado, las recomendaciones emitidas por dichos mecanismos no han sido atendidas a través de una política integral en materia de derechos humanos.